¿Cómo es la indumentaria de los nazarenos?

Procesión de los nazarenos de Teruel

Procesión de los nazarenos de Teruel. | Antonio García

 

Cada año, al llegar la Semana Santa de Zaragoza, las cofradías desfilan por las calles de la capital aragonesa ante la atenta mirada de los ciudadanos. Los más expertos tratan de identificar las diferentes congregaciones a través de sus elementos más característicos, entre los que destaca fundamentalmente la vestimenta

 

La tradicional se compone de una túnica, un cíngulo y un capirote, el cual puede ir acompañado de una capa. También son habituales los escudos y las medallas, pero su composición depende del código que marca cada hermandad, al igual que ocurre con los tonos de los colores de los hábitos. Cada uno de estos simbolizan y hacen referencia a diferentes aspectos religiosos.

 

Una de las cofradías penitenciales más antiguas de Zaragoza es la R. M. I. y A. Cofradía de Jesús Nazareno y Conversión de Santa María Magdalena. Los nazarenos portan una túnica morada que les cubre hasta los pies con terciopelo negro en el cuello, bocamangas y con dos tiras verticales desde el hombro hasta el borde inferior del hábito; encima de la cual llevan una capa. La túnica lleva además el anagrama bordado en el lado izquierdo del pecho y se cierra con botonadura de terciopelo negro. Se ciñe con un cíngulo amarillo que rodea el cuello y cae por delante, anudándose a la cintura. Este hábito recuerda a la túnica que viste Jesús Nazareno así como a la cuerda con que va preso

 

Por otra parte, la cabeza va cubierta con un tercerol morado, que en la sección de tambores tiene la parte delantera de color negro. Esta prenda tiene su origen en la época de la Inquisición, en la que a los condenados por el tribunal de la Iglesia Católica se les colocaba un gorro similar que mostraba figuras alusivas al delito que se había cometido o al castigo que le correspondía a su infractor. La forma específica del tercerol alude al acercamiento del penitente al cielo, sirviendo la tela que cae sobre la cara y el pecho para preservar la identidad del penitente. Algunas esclavas, además, llevan todavía la prenda de cabeza que antes era obligatoria para las mujeres: un tupido velo de color morado sujetado con una diadema del mismo color y con el anagrama bordado. 

 

En Huesca, su indumentaria consta de una túnica morada con cruz, bocamangas y cíngulo amarillo, y un capirote de estructura rígida o tercerol del mismo color que la túnica, ornamentado con el escudo de la cofradía a la altura del pecho. Y se complementa con medalla, guantes y zapatos negros.

 

El Teruel, el hábito de esta hermandad varía según la sección. La vestimenta de los peaneros consta de una túnica morada con cíngulo amarillo y esclavina morada. Acompañado todo ello por un gorro morado de estilo hebreo con una trenza del mismo color. El hábito se remata con guantes blancos y medalla con la esfinge de Jesús Nazareno. En cuanto al traje de la banda de Cornetas y Tambores, los remates de la trenza del gorro y el bordón son de color amarillo.

 

Asimismo, los nazarenos desfilan también en las procesiones de otros municipios aragoneses como Daroca, Jaca, Barbastro, Alcañiz, Alcorisa o Albalate del Arzobispo, entre otros muchos.

 

Origen de los nazarenos en Aragón

 

La cofradía zaragozana de los nazarenos se fundó el 25 de marzo de 1759 tras una junta celebrada en el convento de los PP. Trinitarios Descalzos del actual paseo de María Agustín. Sus miembros profesan la fe cristiana y rinden culto a Jesús Nazareno y Santa María Magdalena en diferentes actos y ámbitos, siendo el principal y más destacado el del día 14 de Septiembre, cuando se celebra la festividad de la Exaltación de la Santa Cruz. 

 

Por su parte, la oscense Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno se creó en 1939 en el Convento de la Asunción, mientras que la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima del Rosario se constituyó como cofradía en 1943 en la capital turolense.

 

El origen de su nombre se debe al gentilicio del pueblo de Galilea, donde Jesús pasó la mayor parte de su vida. Aunque este nació en Belén y pasó parte de su infancia en Egipto, muy pronto se instaló con su padre José y su madre María en la pequeña localidad de Nazaret. Según la tradición cristiana, vivió allí trabajando en la carpintería de su padre hasta que empezó como predicador itinerante a la edad de treinta años.

Buscador